Alcoleja, el menor en número de habitantes de los municipios de la Mancomunitat de l’Alcoià i el Comtat, es de origen morisco. En 1547, pasó a formar parte del patrimonio de los marqueses de Malferit. De hecho, aún se conservan restos de su palacio en el núcleo medieval del municipio.

Este tranquilo municipio se encuentra en las faldas de la sierra de Aitana. Una ubicación que hace que su clima sea especialmente frío, pero también que cuente con muchos senderos en la naturaleza.

Su principal motor económico es el cultivo de secano. Destacan las producciones de almendra, fruta y aceite de oliva.

En la cocina de Alcoleja es especialmente característica la pericana.

Las fiestas patronales, en honor a San Vicente Ferrer y a la Virgen de los Desamparados, se celebran el último fin de semana de agosto.

Más información sobre Alcoleja.